La Instrucción de Planificación Hidrológica y los regímenes de caudales ecológicos

MG_0517+ACR+260307-PS-1038x233

En este primer artículo redactado sobre la Instrucción de Planificación hidrológica (IPH) y los regímenes de caudales ecológicos se quiere hacer notar dos aspectos:

  • La problemática de las curvas HPU/Q (hábitat potencial útil/Caudal) crecientes
  • La influencia de la series de caudales en la toma de decisiones

En primer lugar como aspectos reseñables de la Instrucción de Planificación hidrológica (IPH) se plantean los siguientes:

  • Establece la necesidad de aplicar métodos hidrológicos y métodos hidrobiológicos y que los resultados de los métodos hidrológicos deben de ser ajustados mediante la modelización de la idoneidad de hábitat (apart. 3.4.1.4.1.1.)
  • Establece la necesidad de una distribución temporal de los caudales mínimos, al menos dos periodos. (apart. 3.4.1.4.1.1.)
  • Establece los criterios para los indicadores de los métodos hidrológicos, los que se aplicarán a una serie representativa de más de 20 años de caudales naturales diarios (apart. 3.4.1.4.1.1.1)
  • Establece el empleo de los métodos de modelización de hábitats y el uso de curvas de idoneidad de las especies presentes, o métodos hidrobiológicos (apart. 3.4.1.4.1.1.2).
  • Establece la necesidad de elaborar curvas HPU/Q, Hábitat Potencial Útil/caudal, para las especies objetivo (apart. 3.4.1.4.1.1.2.2.).
  • Establece el procedimiento de obtención de caudal mínimo (Q min) en función de la forma de las curvas HPU/Q: con máximo, crecientes o con punto de cambio de pendiente (apart. 3.4.1.4.1.1.3.).
  • Establece el concepto de masas muy alteradas hidrológicamente (apart. 3.4.2.)
  • La definición de percentiles entre el 5 y el 15% a partir de la curva de caudales clasificados, que permitirán definir el umbral habitual del caudal mínimo: (apart. 3.4.1.4.1.1.1.b)
La problemática de las curvas HPU/Q crecientes

La Instrucción de Planificación hidrológica (IPH) (apart. 3.4.1.4.1.1.3.) pone de manifiesto que en el caso de que la curva de HPU/Q sea creciente y sin aparentes máximos, podrá adoptarse como valor máximo el HPU correspondiente al caudal definido por el rango de percentiles 10-25 % de los caudales medios diarios en régimen natural.

Ejemplo de curvas HPU/Q crecientes mencionadas en Instrucción de Planificación hidrológica (IPH)
Ejemplo de curvas HPU/Q crecientes

Ello da la imagen de una potencial dispersión de posibles resultados para conseguir ese máximo, sin embargo, dicha dispersión no es tal, pues la Instrucción de Planificación hidrológica (IPH) también da una serie de criterios para conseguir ese encaje entre los resultados de los métodos hidrobiológicos e hidrológicos.

Para ello es fundamental lo anteriormente expuesto: Los percentiles entre el 5 y el 15% a partir de la curva de caudales clasificados, permitirán definir el umbral habitual del caudal mínimo.

En la siguiente figura se muestra un ejemplo de comparación de posibles resultados entre hidrológicos e hidrobiológicos obtenidos de cortar la curva de la especie objetivo para el mes más seco con los percentiles P25, P20 y P15 de la serie de caudales clasificados.

Ejemplo de comparación de hidrológicos con hidrobiológicos obtenidos de distintos puntos de corte

Como se puede apreciar en la misma el margen de encaje de los hidrobiológicos es mucho más amplio que el de los hidrológicos, por lo que es evidente que algunas de las soluciones potenciales de los hidrobiológicos, no son soluciones efectivas.

A la vista del gráfico, aquella solución que parece que tiene una mayor distancia de recorrido común entre ambos métodos, es la del P20, por lo que sin duda es la solución que podría tener más sentido implementar en un principio.

Sin embargo, factores adicionales que deben ser considerados, pueden ajustar la solución.

Un aspecto que debe ser considerado y que no se contempla en la Instrucción de Planificación hidrológica (IPH) es la conveniencia o incluso necesidad de adoptar un criterio de probabilidad de cumplimiento o “garantía” de los mismos.

No tiene sentido proponer un régimen que no puede ser cumplido de forma natural en condiciones naturales. Por ello se considera conveniente valorar la probabilidad de cumplimiento de los posibles regímenes a proponer, teniendo de base de comparación la serie mensual natural generada.

A tal efecto, el criterio que puede seguirse sería definir un régimen aconsejable que en el mes más seco (agosto) tenga una probabilidad mensual de cumplimiento mínima de un determinado porcentaje, por ejemplo un 75%, es decir, que según la comparación con la serie natural, se cumpliría al menos en 3 de cada 4 años (“máximo caudal garantizable”).

Este criterio puede utilizarse para la determinación del punto de corte de las curvas HPU/Q crecientes, que nos defina el Q que nos dará el HPU máximo,

Para ello se puede seguir el criterio de asignar el máximo caudal garantizable del mes más restrictivo para el estadio piscícola en cuestión (el obtenido de una probabilidad de cumplimiento al 75%), con el porcentaje que ofrece la máxima habitabilidad que posibilita la Instrucción de Planificación hidrológica (IPH), es decir, con el 80% de un determinado punto de corte a averiguar del rango de percentiles del 10 al 25.

Es resumen, ser trata de considerar a la garantía de cumplimiento establecido (por ejemplo el 75%) de la serie natural del mes restrictivo, como el 80% de habitabilidad del estadio con curva creciente. Así el máximo caudal garantizable se corresponderá con un HPU80% de un determinado punto de corte, el cual una vez traspasado al que ofrece el 100% por medio de la simulación efectuada, ya que las curvas crecientes suelen tener una pendiente más o menos homogénea (máxime una vez cortada), se corresponderá a su vez, con un determinado percentil de la serie de caudales medios diarios.

En el caso de que el caudal máximo garantizable para el mes más restrictivo del periodo en el que se encuentre el estadio con curva creciente, sea mayor que el percentil 25, se podrá tomar éste como percentil de corte.

En el caso que haya varias estadios piscícolas con curva creciente para el mes más seco o restrictivo (noviembre para la freza de la trucha, agosto para los adultos, junio para la freza de la lamprea o mayo para los alevines de salmónidos), se cortarán sus curvas al percentil que determine la más restrictiva (la que exija más agua). En el caso de que haya varios estadios con curva creciente para distintos meses restrictivos, se cortará cada una de sus curvas en función del percentil que determine el procedimiento antedicho.

Se muestra en las siguientes gráficas un ejemplo del procedimiento comentado para obtener el punto de corte para las curvas crecientes.

1

La influencia de la series de caudales en la toma de decisiones

A la vista de todo lo antepuesto, queda claro que un potencial cambio en la serie de caudales supone un cambio en múltiples criterios que afectan a todo el proceso de decisiones. Los caudales clasificados con su P5 y P15; los puntos de corte de las curvas crecientes; el caudal máximo garantizable, el caudal básico, etc.

Ello implica que potenciales cambios en las series de ríos ya simulados (por ej. paso de un SIMPA2 a un SIMPA3), deberían pasar por un proceso de verificación de los resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *